Una de las tradiciones que más me gustan de cuantas voy conociendo en Cataluña son las monas de Pascua. Es costumbre que el padrino regale a su ahijado una mona hecha de chocolate negro.

Seguro que más o menos conoces la tradición porque cada año hacen algún reportaje para la tv con la mona de chocolate más grande o que pesa más kilos.

Este año hemos visto en un escaparate una mona de chocolate con la forma de Wall-e:

wall-e mona

Hay que reconocer que estaba muy bien hecha, era enorme, mide casi tanto como yo y como véis en el cartel del escaparate, se tardaron 3 semanas en elaborarla con 52kg de chocolate negro. Menudo curro!

Sé que en el resto de España hay tradición de regalar huevos de chocolate, pintar huevos ya cocidos… Pero aquí en Cataluña encuentras auténticas obras de arte hechas con chocolate.

Ummm… De tanto hablar del chocolate estoy empezando a babear. Os dejo que voy a darle un zarpazo a la tableta de Côte d’Or que tengo en la cocina y me está mirando con ojos golosos…