La policía mexicana detiene a una banda de narcotraficantes y descubren que en su Volswagen Bora (Jetta en Europa) tienen instalado un complejo sistema de compartimentos secretos, los cuales son accesibles mediante una rocambolesca combinación de acciones con los botones y palancas que hay en el salpicadero:

Yo soy uno de los narcos y con la mala memoria que tengo, o me apunto la combinación o no hay dios que abra la puñetera trampilla, jejejeje.

Muy complicado lo veo para la función que tenían, ya que cualquier perro les habría encontrado el olor a droga enseguida. Al menos hay que reconocerles el mérito como ingenieros, la pena es que siempre lo utilizan para fines delictivos. La próxima vez que se deje de traficar droga y monte un taller para tunear coches, fijo que se hace de oro.

Aunque ahora que lo pienso, mejor que escondan droga en el salpicadero y no a pobres emigrantes ilegales: