Llevo ya casi un año con la Nikon D40 (si no recuerdo mal me la regaló mi mujer para mi santo) y voy a aprovechar de nuevo estas fechas para renovar mi equipo fotográfico.

Cuando compré la cámara venía con un modesto 18-55mm de kit que enseguida se me quedó corto. Suelo hacer muchas fotos a mi hija y no puedo estar siempre a dos metros de ella para captar su maravillosa sonrisa, así que me di cuenta de que necesitama más telezoom.

Buscando en eBay encontré un Nikkor 18-135mm DX que me ha dado mucho servicio durante todo este año pasado. Tenía sus limitaciones habituales en un objetivo todoterreno, aberraciones, viñeteado… Pero para un novato tenía de sobras.

También he notado que mi pulso de cirujano (con parkinson) echaba a perder muchas fotos tomadas con la máxima longitud focal (donde más se necesita tener estabilizada la cámara). Me estuve informando en los foros y encontré un candidato ideal que reunía las tres B (bueno, bonito y barato). Se trata de un Sigma 18-200mm f/3.5-6.3 DC OS HSM (aquí hay una extensa revisión) que en las tiendas chinas de eBay sale a muy buen precio:

Ya se que para los más sibaritas este tipo de cristales son pura basura, pero para un padre de familia es más que suficiente para hacer fotos de la próxima calçotada con toda la familia…

He leído en varios foros que me voy a arrepentir al cambiar una óptica de Nikon por una de Sigma, que no hay comparación entre el 18-200 VR de Nikon y el de Sigma… Pero no soy profesional ni un apasionado que esté todo el día haciendo fotos, sólo quiero un equipo bien compensado que me permita hacer siempre la foto que buscaba en el momento que lo necesito.

También tengo claro que dentro de un año, si me vuelve a dar el punto de renovar mi equipo me buscaré un 50mm f/1.4 luminoso, el mejor para hacer retratos, pero por ahora creo que tengo equipo más que suficiente. Con el 18mm puedo hacer fotos panorámicas y con el 200mm me permitirá captar el más mínimo detalle de algún edificio o de mi pequeña hija que cada día gatea más rápido.

Si estás empezando ahora en la fotografía réflex (eso va por Lolete y David) te recomiendo que visites los principales foros de fotografía, siempre hay alguno de vuestra marca (nikonistas y canonistas) y allí podréis hacer las preguntas más habituales de cualquier novato. Si no quieres resultar muy pesado te recomiendo siempre que utilices el buscador porque quizás alguien ya preguntó (y tuvo respuesta) lo mismo que vas a preguntar tú.

Lo primero que te recomiento (os recomiendo) es que busquéis un equipo equilibrado. No te gastes 500€ en la cámara y luego 150€ en una mochila. Eso es una locura, porque lo más importante siempre, siempre, siempre es el cuerpo de la máquina. Luego los objetivos los podrás ir ampliando a medida que tu bolsillo se recupere, porque este hobby es un puro vicio carísimo, así que equilibra los gastos, invierte siempre en buenas ópticas, piénsate bien si de verdad necesitas un trípode de rótula (el mío está guardado en el armario y lo he usado 2 veces), si merece la pena comprarte un flash auxiliar o si tienes suficiente con el que trae la cámara (en mi caso si que agradezco mucho el flash Nikon SB600, porque hago muchas fotos en interior). Hazte siempre un presupuesto máximo antes de comprarte algo nuevo para completar el equipo y en función de ese tope de gasto busca lo mejor que te permita comprar ese dinero.

En mi caso tenía como alternativa el Nikkor 18-200mm VR que de segunda mano lo encuentras por 450€, una pasta gansa si lo comparo con los 315€ que pagué por la Nikon D40 en su momento.

Piensa que la fotografía es más o menos como cuando te compras un coche. Si tienes un Renault Clio, un coche modesto pero que te lleva a todas partes, no te vayas a gastar 10.000€ en unas llantas nuevas, porque el coche no le va a sacar el máximo partido a esa inversión.

Si tienes una Nikon D40 o una Canon D1000 no te vayas a gastar 600€ en un objetivo, porque estás gastándote más dinero en las ruedas que en el coche.

Piensa siempre en un equipo equilibrado, no te dejes engañar por los más derrochadores que tiran de la tarjeta de crédito gastando más de lo que la razón te dicta (lo mejor es ser sensato con uno mismo).