No sé si te has dado cuenta, pero en España la que hasta hace pocos años era la clase social mayoritaria (familia católica de más de 2 hijos) y que poco a poco ha ido desapareciendo al ser sustituída por otros modelos de familia, está haciéndose un hueco en los medios de comunicación como nunca antes.

Ahora que parece que sea una lacra social ir a misa cada domingo hay muchas familias que no se sienten representados por ningún partido político, por muy pocos medios de comunicación y por casi ningún gran comunicador.

En cambio en USA no hay más que encender la tv o abrir cualquier periódico del kiosko para encontrar líneas editoriales con clara tendencia conservadora.

Parece que poco a poco en España van apareciendo medios sin complejos frente a los más progresistas. De toda la vida conocemos a la Cadena Cope, propiedad de la Conferencia Episcopal y que tiene a Federico Jiménez-Losantos como su látigo frente a los progres (un bicho malo que el día que se muerda la lengua se muere, fijo).

Teníamos al diario ABC pero desde que fue adquirido por el grupo Vocento ya nunca ha sido lo mismo. Sigue siendo el periódico más monárquico pero su tradición como “Fachacé” se ha ido diluyendo en el tiempo (como su línea editorial, que ya no es nada parecido a lo que fue).

Todavía puedes comprar el diario La Razón, que sigue oliendo a naftalina pero que mucha gente lee para poder luego criticar con mayor conocimiento de lo que habla. Es curioso que en Cataluña, donde más palos reciben por parte de la Cope y La Razón, ambos medios tienen una gran audiencia, cuando lo más lógico es que nadie les escuche/lea para evitar que se les atragante el desayuno.

Pues si el mercado radiofónico estaba cubierto con la Cope, el de la prensa escrita con La Razón, sólo faltaba lanzarse al mercado televisivo, y así lo han hecho con Popular TV, pero poco a poco. Han ido creciendo en cobertura nacional, luego dieron el salto a la plataforma vía satélite, televisión por cable, tv por adsl, tdt…

Este plantamiento me ha venido a la cabeza después de ver un anuncio de tv sobre un coleccionable de rosarios del mundo (sic). Mi primera reacción fue una sonrisa porque pensaba que era un anuncio de coña y que luego saldría el humorista de turno para hablar de su programa de humor, pero no, era un anuncio como la copa de un pino en horario de máxima audiencia en tve1!!!

Y así comencé a reflexionar: lo que hemos cambiado en los últimos 20 años para que ahora al ver un anuncio donde vendan algún artículo religioso pueda hacernos creer que es una sketch humorístico!

Cuando era pequeño podías ver anuncios de los discos del Papa rezando el rosario, coleccionables con la vida de los santos más importantes, viajes a Tierra Santa…

Todos estos anuncios ahora serían impensables que se emitieran en canales como laSexta, la cadena más progre y ridícula de la parrilla televisiva, pero qué pasaría si el nicho de usuarios y consumidores conservadores dieran el salto masivo a la cultura del consumismo?

Qué pasaría si todas las abuelitas reza-rosarios se volvieran locas y fundieran sus pobres pensiones comprando todo lo que anuncien en sus emisoras conservadoras favoritas, que como cada día son más espectadores van teniendo cada día más dinero, más poder y consiguen influir/manejar a la clase política (vamos, lo que hacen hoy en día medios como El País, la Cadena Ser, laSexta, El Periódico de Cataluña…).

Los que daban por desaparecidos a los católicos conservadores no saben que en tiempos de crisis los que tienen dinero de toda la vida salen a flote y ejercen su poder desde una posición de privilegio. Qué pasará cuando la crisis afecte al 20% de la población, entre la que no se encuentran las familias más conservadoras?

Volveremos a ver como se sitúan en los lugares de mayor influencia de la sociedad? Colgarán de nuevo los crucifijos en las aulas de nuestros colegios?

Échale un vistazo a USA y tendrás la respuesta.