Si el otro día me disfracé de Clark Kent para ponerme en la piel de periodista ciudadano hoy me pongo la cara de saborío de Rodrigo Rato y lanzo algunas propuestas para solucionar la crisis económica y de paso cambiar el mundo (para mejor, claro está).

Antes de ponernos a lanzar ideas hagamos un pequeño estudio de mercado para conocer cómo está la situación:

  1. Los bancos no prestan dinero a las empresas.
  2. Las empresas no tienen liquidez ni dinero para invertir.
  3. Sobra mano de obra que poco a poco saldrá de las líneas de montaje de las grandes multinacionales.
  4. Los consumidores pierden la confianza y no gastan por miedo a las vacas flacas.
  5. El petróleo sigue condicionando los precios de los productos y servicios y lo peor es que quizás no lleguen las reservas ni al año 2.050 que era el límite estimado hace unos meses.

Vale, ya conocemos más o menos cómo está la cosa, ahora busquemos ideas para dar solución a la mayoría de los problemas y a poder ser que aporten beneficios a la sociedad.

Lo primero que he pensado es en cambiar por completo nuestro sistema energético. Ya sé que sería una medida revolucionaria, quizás contraproducente, pero si me dejas que te explique mi planteamiento quizás te guste la idea.

Partimos del último punto, el cachondeo que se traen siempre con el precio del petróleo. Bien, quién dice que nuestra fuente de energía principal debería seguir siendo ese combustible? Hoy en día existen ya varias empresas que tienen propuestas muy interesantes para obtener energía de fuentes renovables, como la energía eólica, la fuerza mareo-motriz, las huertas solares, los pozos termales…

No podríamos plantearnos invertir gran parte de nuestros fondos del Estado en desarrollar empresas que construyan todo tipo de centrales energéticas basadas en fuentes renovables. Con esos fondos se podrían apoyar a las grandes constructoras que ahora están despidiendo a tanto albañil para que los recoloquen construyendo las nuevas centrales por todo el país.

Si llenas el país de sistemas alternativos de energía consigues abaratar tanto la energía que a nadie le importaría circular con su coche eléctrico de una ciudad a otra para trabajar, ya que el combustible sería casi regalado. La industria reduciría una parte importante de su factura mensual al contar con toda la electricidad que necesite a un precio simbólico. Con esta reducción de costes ya no habría necesidad de eliminar tantos puestos de trabajo, los consumidores volverían a recuperar la confianza y se recuperaría el consumo.

Y para colmo te conviertes en energéticamente independiente, ya no te preocupará que haya una guerra en Oriente Medio que dispare el precio del crudo. Tú tienes tantas fuentes renovables de energía que te podrías permitir el lujo de exportarla a otros países que no dispongan de tantas infraestructuras. Eso nos colocaría en la cabeza de países ricos y desarrollados.

Los que ahora son albañiles dentro de unos años sería técnicos en centrales de energía renovable, lo que ahora son constructoras en quiebra sería compañías energéticas con precios controlados por el Estado, ya que el dinero que sufragó la construcción de estas centrales salió de los créditos que puso a su disposición la administración central.

Vaya, vaya… Con esta idea acabo con los principales problemas de la lista y además mejoramos el medio ambiente al eliminar por completo las fuentes de energía contaminantes.

Te imaginas el poder y la riqueza que tendría un país si pudiera gastar toda la energía que quiera sin necesidad de depender de yacimientos y gaseoductos en manos extranjeras?

Las fábricas de coches no pagarían casi por la factura eléctrica que en su caso es multimillonaria cada mes, con ese ahorro podría desarrollar antes los modelos eléctricos que ahora tienen en su cartera de proyectos para el futuro a medio plazo.

Piensas que estoy loco? Que la idea es imposible de realizar? Que tendría un coste imposible de asumir por ningún gobierno?

Y qué dirías si te pongo como ejemplo la red de carreteras y autopistas que cruza España? Son infraestructuras que han costado miles de millones de euros, que han dado trabajo a miles de trabajadores, que han hecho millonarias a empresas constructoras, que ahora exportan su tecnología a países extranjeros… Se parece mucho a mi idea, verdad?

Las carreteras tuvieron (y siguen teniendo por su mantenimiento) un coste altísimo, pero hoy en día las usamos sin pagar, o pagando muy poco en los peajes de las autopistas (se calcula que para amortizar una autopista habría que mantener un peaje durante 25 años por lo menos). Las empresas hacen sus envíos por la red de carreteras sin pagar nada, todo gracias a la inversión que hizo el Estado en su momento.

No se podría copiar el modelo de negocio hacia las fuentes de energía renovable?

Qué te parecería que en lugar de construir una autopista que cruce el Parque Nacional de Doñana, plantaras un pequeño parque eólico, una pequeña huerta solar y en la costa una miniestación mareomotriz? Produciría energía suficiente para toda la provincia de Huelva, que podría abandonar la agricultura como fuente principal de su poder económico. Podrían instalarse empresas que buscasen energía gratuíta, y la población tendría otra alternativa laboral, con lo que el nivel de renta subiría, los bancos ganarían más dinero, se impulsaría el consumo, las relaciones mercantiles…

Tanto poder tienen los países productores de petróleo como para impedir a otro país que se convierta en una isla energéticamente independiente? Que tal si lo ponemos a prueba?

Creo que Obama tiene en mente algo así, invertir dinero en ser independientes del petróleo árabe. Veremos entonces si hay tantas guerras en la zona, cuando ya nadie quiera comprar su petróleo y sus millones se esfumen de un día para otro…

Qué te parece la idea? La ves factible? Crees que estoy delirando y que me ha sentado mal el café que acabo de tomarme? Tienes una idea alternativa?

No creas que voy mal encaminado, sólo tienes que echarle un vistazo al mapa nacional de centrales de energías renovables para darte cuenta que ya están aplicando esta política, pero es tan excasa la inversión que tardará años en convertirse en la fuente principal de nuestra energía: