Hace un par de meses un compañero de trabajo dejó la empresa porque quería pasar más tiempo con su novia (no se lo tengáis en cuenta, es jóven y no sabe lo que hace). Su planteamiento era el siguiente:

Soy muy jóven, quiero tener tiempo para salir, conocer gente, pasarlo bien con mi nueva novia… Tengo dinero ahorrado como para un año y luego ya veré lo que hago.

Este planteamiento te lo haces si tienes menos de 25 años, vives con tus padres y no tienes grandes gastos. También doy por hecho que tienes formación que te permita conseguir pronto un empleo bien remunerado (y cuando digo un empleo bien remunerado no digo un burguer, telepizza, teleoperador, mensajero…).

En el caso de mi compañero la formación que tiene es mínima, pero tuvo la suerte de conseguir trabajo en cuanto acabó el módulo de formación profesional y al cabo de un año cambió a otra empresa mejor (la nuestra) sin problemas. Así que su concepto del trabajo está totalmente viciado, irreal y fantasioso. Piensa que el día que se ponga a buscar trabajo le lloverán las ofertas, pero lo peor es que pronto se dará cuenta de que no es así.

Qué sucederá con todos los alumnos que han abandonado la ESO y que hasta ahora ocupaban puestos de trabajo en la construcción y en los almacenes de reparto? Son los primeros que se quedarán en la calle, porque un empresario antes de dejar a un padre de familia en la calle se quita de encima a un “niñato” que puede seguir viviendo a costa de sus padres.

Y qué pasará si esta situación se generaliza; que esos “niñatos” sean miles en cada ciudad y comiencen a convertirse en un problema social? Un porcentaje muy bajo intentará volver a estudiar (ya te digo yo que muy pocos, pero siempre hay alguno que se da cuenta de cómo es la realidad), otro porcentaje vivirá trapicheando y el resto se buscará la vida de alguna manera (más o menos legal).

Creo que es el momento de ayudar a los que quieran buscarse la vida (de forma legal, se entiende), ahora que todavía la situación no es un drama social es el momento de desarrollar políticas sociales, ayudas a fondo perdido, fomentar la iniciativa privada, extender la cultura empresarial que tanta falta hace en nuestro país…

Yo por suerte tengo un empleo fijo y no creo que nos afecte mucho la crisis porque vivimos del mercado químico-sanitario internacional (la gente a pesar de la crisis seguirá enfermando y haciéndose análisis). Pero si tuviera que buscarme la vida de nuevo tengo claro qué haría (no lo voy a explicar porque es un futurible y mejor será no mentar la bicha), apostaría por mi mismo y buscaría especializarme en alguna tarea que poca gente haga y además hacerla de una forma especial, única, que me haga imprescindible.

Ahora analiza tu situación, valora qué porcentaje de riesgo existe de que te quedes en paro en los próximos 2 años. Estás preparado para reincorporarte al mercado laboral? Cuanto crees que tardarás en encontrar un nuevo empleo? No hay McDonalds para tanto parado, así que habrá que buscarse un plan alternativo, pero cual???

No creas que estoy hablando del apocalipsis, es una situación que se mantiene en la sombra y que sólo es cuestión de tiempo en que aparezca en nuestro entorno.

Creo que lo mejor es actuar como hacían los americanos durante la guerra fría y estar preparados para lo peor.

Por cierto, todos los empleos son dignos así que no renuncies a ninguno por el “qué dirán”. La gente que rechaza un empleo por esos motivos sociales son las que menos se merecen los subsidios por desempleo, de hecho yo tomaría medidas legales contra los que prefieren cobrar 700€ de ayuda antes que trabajar de barrendero. Alguno me dirá que trabaje yo de barrendero, pero mi respuesta es clara: yo invertí en mi formación y tengo muchas puertas para abrir antes que recurrir a ese tipo de empleos marginados socialmente. Haced lo mismo ahora que estamos todavía a tiempo…

ACTUALIZO:

Parece que este fenómeno social está teniendo eco en la prensa seria (lo mío sólo fue una reflexión en voz alta). Hoy mismo hay un artículo que profundiza en el tema en ElPais, os lo recomiendo.