Aprovecharé que el volumen de visitas ha descendido para hacer algunos retoques al blog.

Después del último cambio de hosting he vuelto a perde mucho tráfico que espero recuperar después de los meses de verano así que aprovecharé para probar un nuevo theme, a ver si con una nueva cara os sigo manteniendo fieles como hasta ahora.

A la hora de elgir un nuevo theme he tenido en cuenta las nuevas tendencias, como reducir el tamaño de la cabecera, sidebars con pestañas seleccionables, insertar banners de 125×125 (que se han convertido ya en un estándar publicitario entre bloggers), optimizado para las tareas SEO…

En fin, ahora me queda elegir entre mil millones de themes disponibles en la red, traducirlo y hacer la maquetación definitiva que se ajuste a mis necesidades.

A ver si el resultado os acaba convenciendo, así que si en una de tus visitas encuentras que el blog está algo cambiado, ten un poco de paciencia, seré yo que estoy toqueteando alguna cosa.