La semana pasada llené el depósito de mi coche y el gasoil estaba a 1,33€/L (aquí en Cataluña es un poco más cara por lo del céntimo sanitario). El tema de conversación desde ese día ha sido lo cara que es la gasolina en España.

Pero mientras nos quejábamos del precio estábamos tomando una Coca-Cola en una terraza que nos costó 2€. Una puñetera Coca-Cola de 33cL por 2€, o lo que es lo mismo, el litro de Coca-Cola en esa terraza estaba a 6€, pero de eso nadie se quejó en toda la tarde.

Entonces comienzas a comparar los costes de fabricación de los carburantes y los de la Coca-Cola y te das cuenta que donde nos están timando no es en el petróleo precisamente.

Pagar en un bar 6€ por un litro de agua con azúcar parece que a nadie le sorprende, por eso es lógico que el petróleo siga subiendo (para no volver a bajar nunca más) y se ponga a un precio razonable con los costes de producción.

Sigues pensando que el petróleo es caro o por el contrario has descubierto que muchas cosas que consumimos a diario tienen un precio mucho más desorbitado?

Otro ejemplo de precios fuera de lógica son los coches: con la cantidad de tecnología y materiales de alto rendimiento que hay en cualquier coche actual y que su precio ronde los 16.000€ de un utilitario completo, parece un regalo si lo comparamos con el precio de un bolso de Louis Vuitton, que no deja de ser un puto bolso por 3.000€.