Como ya os comenté el domingo pasado, a partir de ahora publicaré alguna foto que haya hecho durante la semana para que podáis dejar vuestras críticas y así mejorar poco a poco mi estilo fotográfico.

Si el otro día os hablaba de lo adictivo que son las fotos hechas con macro (donde aprecias todos los detalles más pequeños de las cosas más sencillas) pues hoy os dejo otro de los estilos más populares: los paisajes.

Esta foto la hice el pasado lunes justo antes del anochecer, aprovechando los efectos de luz que provocaban las nubes al superar la montaña Burriac, espero que os guste tanto como la anterior:

Tormentando

La foto fue tomada con mi Nikon D40, con el objetivo a 100mm y sin trípode, por eso no tiene mucha nitidez y porque con ISO alta la foto gana en granulado. No me importa el granulado, porque al subirle un poco la exposición el efecto de la luz me pareció muy sorprendente. No se sabe si es una puesta de sol o el despertar de un volcán.

Seguiré probando todos los botones de la cámara, algún día haré una foto buena jejeje.