Me lo he estado pensando todo el día y al final he decidido que voy a votar. Camino del colegio electoral decidiré finalmente a quién voto, porque no quiero votar a los 2 partidos mayoritarios y tampoco ayudar a los partidos bisagras que les siguen el juego. Pero por otro lado votar a un partido pequeño es poco útil… En fin, ya veremos, pero está claro que hay que votar por un motivo, y Manel Fontdevila lo explica así de bien: