El otro día charlaba con un compañero de trabajo sobre cómo la tecnología se ha ido haciendo tan indispensable en nuestra vida que ya nadie recuerda cómo nos comunicábamos antes de la llegada del móvil (por poner un ejemplo).

He querido hacer un ejercicio de memoria (y eso que yo de memoria ando cortito, tengo la justa para echar el día) y recordar cuando llegó la tecnología a mi vida.

Mi primer recuerdo relacionado con algo tecnológico fue a los 2 años, un fin de semana en el chalet de la playa, mi padre me acercaba un micrófono y yo gritaba:

– Gol del Betis!!! (hay que entenderlo, somos béticos y en 1977 el Betis había ganado la primera Copa del Rey).

Mi primer aparato tecnológicoCon los años descubrí que se trataba de un radio-cassette que duró en la cocina de mi madre al menos 25 años, aunque hacía casi 20 que el cassette dejó de funcionar (pero tenía el sintonizador de radio más potente que he conocido).

Al menos desde que nací yo en casa siempre había una radio en la cocina y una tele en el salón, una de esas teles de 25″ sin mando a distancia (bueno, en realidad el primero que se ponía de pié era el que le tocaba subir el volumen o poner la uhf).

Recuerdo que en 1987 mi padre se presentó en casa con un aparato que servía para grabar lo que veíamos por la tele, un aparato llamado Video2000, pero por algún motivo que no recuerdo el chico de la tienda nos lo cambió por otro modelo diferente que decía que funcionaba mejor, un video Philips VHS y de regalo 2 cintas vírgenes. Menos mal que el chico nos cambió el aparato, porque al poco tiempo desapareció el sistema V2000 y nos habríamos comido con patatas un equipo que por aquellos años costaba casi 1.200€ (de aquella época). Imagino que será lo mismo que ha ocurrido con la gente que apostó pro el HD-DVD y ahora están buscando un sitio en el almacén para guardarlo.

El video fue algo increíble, poder programar la grabación de algún programa mientras nos íbamos a la playa, dejar grabando el especial de nochevieja y ver en cámara lenta cómo saltaban las tetas de Sabrina (yo lo tuve grabado en vhs durante muchos años), ya te imaginas cuantas veces hemos grabado y grabado sobre la misma cinta vhs… Al final casi no se veía nada y tocaba comprar una nueva (una TDK de 4 horas podía costar 6€ de aquella época).

Por suerte nunca tuve videoconsolas en casa, nunca he perdido mucho tiempo jugando frente a la tele si tenía un balón a mano. Prefería pelarme las rodillas jugando en la calle que gastarme la huella dactilar con la consola. Lo que si recuerdo fue mi primer walkman, regalo de mi Comunión, la de pilas que habré gastado con ese aparato, un Sanyo que se comía las cintas cada dos por tres.

En 1989 llegaron los canales privados y aunque seguíamos con la misma tele sin mando a distancia descubrimos que podíamos usar el del video. Menudo invento!!!

Aunque en casa siempre ha habido un equipo HiFi (un Schneider traído de Alemania en los años 80) sólo funcionaba bien la radio y el cassette. El tocadiscos fallaba por algún problema de la aguja que nunca conseguimos arreglar (en aquellos años no sabíamos que eso era un Bug jejeje).

En 1991 me regalaron mi primer ordenador, un Spectrum Sinclair 128k que utilizaba para jugar y poco más. La programación Basic y yo nunca nos hemos llevado bien, pero uno de mis amigos si que sabía hacer sus propios juegos y composiciones musicales. En ese momento descubrí que la informática no sería el medio de ganarme la vida jajaja.

Después llegó la época del instituto, fútbol, chicas… Prestaba poca atención a la tecnología, pero recuerdo cuando escuché por primera vez un CD en casa de un familiar. Era impresionante escuchar la calidad de sonido en comparación con mi walkman traga-cintas, aunque no te lo creas recuerdo perfectamente que la primera canción que escuché en CD fue Africa, del grupo Toto.

En 1995 gané mi primer sueldo y me compré un reproductor Devon de 5 cds que sonaba como los ángeles (recomendación de un amigo que tenía una discoteca y me recomendó esta marca, marca que ahora no encuentras por ninguna parte).

Al año siguiente me saqué el carnet y tuve mi primer coche (Ford Fiesta 1.0), otro salto tecnológico tan grande como lo fue el video en mi infancia.

Ford Fiesta 1984

En 1998 compramos el primer móvil, un Philips de prepago que contratamos con Movistar pocos días antes de la boda de mi hermana mayor. El móvil también fue un avance increíble, pero la cobertura en aquellos años era muy limitada y pocas veces podías usar el terminal si estabas fuera de una gran ciudad (en la playa no iba ni de coña).

También fue en 1998 cuando compré mi primer PC, un Penium III 600Mhz y 64Mb de RAM. Si le sumas que al año siguiente contraté internet a 56Kbs con Wanadoo, un pack de 15 horas al mes por 29,90€!!! Menudo robo, pero en aquella época no había donde elegir.

Mi primer móvil lo compré en 1999 en internet. Un pack Duo de Amena, donde venían 2 Alcatel One Touch Easy, uno para mi y otro para mi hermana pequeña.

Después llegaron los reproductores mp3, el DVD, la grabadora de DVD, el router, la televisión por cable, mi primera pda (regalo de mi actual mujer), mi primera cámara digital, el portátil… Ya son tantos que vas perdiendo la cuenta y sobre todo algo importante, ya no se quedan grabados en mi memoria el momento en el que llegaron a mis manos.

Por ejemplo no recuerdo cuando tuve mi primer mp3 ni mi primer DVD, tampoco recuerdo cuantos ordenadores he tenido y he perdido la cuenta de cuantas impresoras he llegado a romper o de cuantos móviles he tenido…

Lo último que ha llegado a mis manos ha sido la cámara Nikon D40 y el teléfono HTC Touch, pero dudo que con el tiempo pueda recordarlos con el cariño que tengo todavía por mi primer video VHS o mi primer Walkman…

Y tú? Recuerdas también cuando llegó a tus manos la tecnología?