Siempre que veo este tipo de fotos sobre publicidad tengo la duda de si son fotos reales o sólo ejemplos de cómo quedarían en la calle si se llevaran a cabo.

Si bien es cierto que algunas de estas campañas tan originales podrían funcionar también dudo mucho de que ese tipo de anuncio funcione de verdad. Su vida útil sería muy corta, el tiempo de que alguien arranque los carteles, robe la báscula o se gaste el líquido de los estornudos…

Pero aún así me parece que este tipo de campaña son dignas de elogio, en lugar de reincidir en la publicidad abusiva e intrusiva se dedica a sorprender al consumidor, el segundo factor tras el humor que mejor funciona cuando quieres vender algo.

Fuente