No siempre los planes salen bien, sobre todo cuando te subes a un carro donde ya todo está organizado y no encuentras tu hueco.

En esos casos tienes varias opciones, pero la que yo he tomado (quizás la más cobarde para unos, para mi la más honesta) es abandonar el proyecto.

Parto desde mi opinión personal que no me gusta trabajar en grupo, porque desde el colegio he tenido las mismas malas experiencias, siempre hay peleas y alguno del grupo se escaquea y no da un palo al agua. Y luego las rentas son para todos.

Si a esa opinión basada en mi experiencia le sumas que el grupo de trabajo ya estaba hecho, no conoces a nadie, y el resto de miembros no te acoge como a uno más, pues el resultado es fácil de adivinar, y lo estáis leyendo ahora mismo.

Antes que reventar el proyecto, y siendo el último en llegar, pues vuelvo sobre mis pasos y la vida sigue igual, cada uno seguirá viviendo sus miserias y alegrías, no pasó nada tan grave como para afectar mi vida en el Mundo Real ( por suerte tengo vida fuera de un teclado).

Y para quitarme el mal sabor de boca que me ha dejado este proyecto fallido (que no fracaso) mañana sábado me voy con Mistica a Montmeló a ver los entrenos oficiales para la carrera de Fórmula1 del próximo domingo, que espero sea un gran duelo entre Ferrari y McLaren-Mercedes.

Desde aquí les deseo a mis ex-compañeros lo mejor, que tengan mucho éxito en la blogosfera. Que yo no haya tenido éxito con ellos no significa que sin mi no funcione el proyecto, quizás soltar lastre era lo que necesitaban.

Ahora soy yo el que ve los toros desde la barrera (que no se molesten por lo de toros), espero disfrutar del espectáculo.